Caldarium - Baño

Caldarium - Baño


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Caldarium - Bath - Historia

spa: & hellipбаня & # 8206 Español: spa & # 8206 (masc.) Sueco: spa & # 8206 (neut.) Véase también caldarium pump room Origen e historia del amplificador II Forma abreviada de spastic Pronunciación IPA: & hellip

caldera: caldero (inglés) Formas alternativas caldero Origen e historia del amplificador Del inglés medio, del antiguo francés del norte caudron & # 8206 (Old French chaudron & # 8206), en sí mismo de un derivado de & hellip

acuario: -arium (inglés) Origen e historia del amplificador Del latín -ārium & # 8206. Sufijo -arium Un lugar asociado con una cosa específica. Un dispositivo asociado con una función específica. Uso y hellip

calidus: calidus (latín) Formas alternativas caldus Origen e historia de caleō (& quot; soy un resplandor cálido o caliente & quot) + -idus. Adjetivo cálido, ardiente ardiente, feroz, de espíritu vehemente y hellip

frigidarium: frigidarium (inglés) Origen e historia del latín frigidarium (pl. frigidaria) En los antiguos baños romanos, una habitación con un baño de agua fría. Véase también caldarium tepidarium thermae.

Cuota

Cita

Citar esta página:
& quotcaldarium & quot & ndash Diccionario en línea WordSense (17 de junio de 2021) URL: https://www.wordsense.eu/caldarium/

Notas aportadas por el usuario

No hay notas aportadas por el usuario para esta entrada.

Agrega una nota

Agregue una nota a la entrada & quotcaldarium & quot. Escriba una sugerencia de uso o un ejemplo y ayude a mejorar nuestro diccionario. No solicite ayuda, no haga preguntas ni se queje. No se permiten etiquetas ni enlaces HTML.

Todo lo que viole estas pautas se eliminará de inmediato.

caldarius (Latín) Formas alternativas calidārius Origin & amp.

caldarona (Italiano) Sustantivo caldarone (masc.) Forma alternativa de.

caldaroni (Italiano) Sustantivo caldaroni (masc.) Plural de caldarone

caldarrosta (Italiano) Formas alternativas (poco común) caldarrosto.

caldarrostai (Italiano) Sustantivo caldarrostai (masc.) Plural de.

caldarrostaia (Italiano) Formas alternativas (dialectal).

caldarrostaie (Italiano) Sustantivo caldarrostaie (fem.) Plural de.

caldarrostaio (Italiano) Formas alternativas (dialectal).

caldarrostara (Italiano) Origen e historia del amplificador caldarrosta (& quotroasted.


¿Qué es un Caldarium? (con imagenes)

Un caldarium es una habitación muy cálida para bañarse, que se completa con un piso con calefacción y una piscina de inmersión caliente. En los complejos de baños romanos, esta era la más calurosa de una serie de habitaciones por las que pasaban los clientes. Cuando esta palabra se usa en un contexto moderno, generalmente se refiere a una sala de spa con un piso con calefacción que mantiene el ambiente cálido y húmedo. En el caldarium, los poros se abren de par en par por el calor y algunos bañistas pueden sentirse incómodos debido a las temperaturas extremas.

En la época romana, los complejos de baño se calentaban mediante un sistema conocido como hipocausto, una serie de hornos debajo del suelo para calentar el aire y el agua. La plomería entregaba el agua a las piscinas, mientras que el aire circulaba debajo de los pisos para calentarlas. Algunos balnearios estaban conectados a fuentes termales naturales con energía geotérmica para calefacción, en cuyo caso la tubería podría correr por el piso para calentarlo con el agua de manantial. El caldarium recibió el agua y el aire más calientes, calentándolo justo por encima de la temperatura normal del cuerpo humano o incluso más, según el spa.

Los bañistas podían sumergirse en la piscina de inmersión en el caldarium o aprovechar un área de calor seco muy similar a una sauna que a menudo se incluía en el diseño. Se suponía que las altas temperaturas facilitarían la sudoración y promoverían la salud de la piel al limpiar los poros. Los bañistas se frotaban aceites perfumados y exfoliantes sobre sí mismos, utilizando un dispositivo conocido como strigil para eliminar el sudor, la suciedad y los aceites de baño. En algunas instalaciones de baño, el piso estaba tan caliente que los bañistas necesitaban usar sandalias para protegerse los pies, y el aire generalmente se arremolinaba con vapor muy caliente.

Algunos spas modernos pueden referirse a un caldarium en el sentido de una habitación con suelo radiante y una temperatura interna alta. La habitación también puede contener mucho vapor caliente para abrir los poros. Un caldarium romano completo con pisos con calefacción y piscinas de inmersión es inusual para la mayoría de los diseños de spa. Los spas también suelen carecer de la progresión tradicional de habitaciones desde el frigidarium, la habitación más fría, hasta el caldarium.

Los bañistas en ambientes muy calurosos deben tener cuidado, porque corren el riesgo de sufrir un golpe de calor. Es importante mantenerse hidratado con agua fresca, jugo o infusiones de hierbas y prestar atención a sensaciones como mareos, letargo extremo o confusión. Si un bañista parece tener demasiado calor, se lo debe sacar de la habitación, proporcionarle líquidos fríos y enfriarlo en una piscina de inmersión o en una ducha fría.

Desde que comenzó a contribuir al sitio hace varios años, Mary ha aceptado el emocionante desafío de ser investigadora y escritora de HomeQuestionsAnswered. Mary tiene un título en artes liberales de Goddard College y pasa su tiempo libre leyendo, cocinando y explorando la naturaleza.

Desde que comenzó a contribuir al sitio hace varios años, Mary ha aceptado el emocionante desafío de ser investigadora y escritora de HomeQuestionsAnswered. Mary tiene un título en artes liberales de Goddard College y pasa su tiempo libre leyendo, cocinando y explorando la naturaleza.


Caldarium

El Caldarium es una sala de calentamiento con baldosas cerámicas con una temperatura de 40-50 ° C.El suave calor radiante de las paredes, los bancos y el piso calentados calienta toda la habitación, que es calentada por hipocaustos, es decir, la antigua calefacción romana de aire caliente. Además, Caldarien suele tener varios lavabos y bañeras, en las que los huéspedes pueden disfrutar de baños en agua tibia de 40 ° C a 50 ° C. La humedad del aire es, a diferencia del tepidarium, muy alta y casi del 100 por ciento. El clima en el caldarium es, por tanto, cálido y húmedo. Las esencias perfumadas a menudo miman el sistema respiratorio durante una estancia en el caldarium. Los aceites esenciales y las mezclas de hierbas como la lavanda, el eucalipto o la manzanilla son populares. La duración recomendada de la estancia es de 15 a 20 minutos, seguida de un período de descanso de 20 a 30 minutos.

¿Cómo funciona una ruptura en el caldarium?

Una rotura del caldarium tiene muchos efectos beneficiosos sobre el organismo. Éstos incluyen:

  • Estimulación de la circulación sanguínea.
  • Reducción de productos de desecho metabólicos.
  • Movilización del sistema inmunológico
  • Desintoxicación y purificación del cuerpo.
  • Reducción de las influencias ambientales nocivas.
  • estimulación de la actividad cardíaca
  • Activación del circuito
  • Reducción de la sensación de estrés.
  • Relajación de la musculatura.

Para sentir los efectos positivos del caldarium a largo plazo, se recomiendan de dos a tres visitas por semana de 20 a 30 minutos.

¿Para quién es útil una pausa en el caldarium?

Las visitas al caldarium son populares para prepararse para las sesiones de sauna. También son adecuados para personas mayores y niños, así como para personas con problemas de circulación.

Historia del Caldrium

Caldarium proviene del latín y significa algo como "tibio" o "caliente". El caldarium ya era una parte integral de los baños romanos clásicos en la antigüedad. Todos tenían la misma estructura, basada en una secuencia idéntica de habitaciones. Por ejemplo, el caldarium con piletas de agua caliente fue la primera habitación en la que se hospedaba la gente cuando visitaba un baño termal. La temperatura del suelo solía superar los 50 ° C, razón por la cual los presentes solían llevar zuecos. Además, muchos visitantes disfrutaron de baños con una temperatura en torno a los 40 ° C mientras disfrutaban de la vista desde los grandes ventanales. Las ventanas también proporcionaron más calefacción a la habitación.


Caldarium - Bath - Historia

El baño jugó un papel importante en la cultura y la sociedad romanas antiguas. El baño era una de las actividades diarias más comunes en la cultura romana y se practicaba en una amplia variedad de clases sociales. Aunque muchas culturas contemporáneas ven el baño como una actividad muy privada que se realiza en el hogar, bañarse en Roma era una actividad comunitaria.

Bañarse en tiempos griegos y romanos


Algunas de las primeras descripciones de las prácticas de baño occidentales provienen de Grecia. Los griegos comenzaron con regímenes de baño que formaron la base de los procedimientos de spa modernos. Esta gente del Egeo utilizaba pequeñas bañeras, lavabos y baños de pies para la limpieza personal. Los primeros hallazgos de este tipo son los baños en el complejo del palacio en Knossos, Creta, y las lujosas bañeras de alabastro excavadas en Akrotiri, Santorini, ambas datan de mediados del segundo milenio antes de Cristo. Establecieron baños y duchas públicas dentro de sus complejos de gimnasios para la relajación y la higiene personal.

La mitología griega especificaba que los dioses bendecían ciertos manantiales naturales o charcas de marea para curar enfermedades. Alrededor de estas piscinas sagradas, los griegos establecieron instalaciones de baño para quienes deseaban curarse. Los suplicantes dejaron ofrendas a los dioses para la curación en estos sitios y se bañaron con la esperanza de una cura. Los espartanos desarrollaron un baño de vapor primitivo.

En Serangeum, un balneum griego temprano (casa de baños, traducido libremente), se cortaron cámaras de baño en la ladera de la cual brotaban las aguas termales. Una serie de nichos excavados en la roca sobre las cámaras contenían la ropa de los bañistas. Una de las cámaras de baño tenía un piso de mosaico decorativo que representaba a un conductor y un carro tirado por cuatro caballos, una mujer seguida por dos perros y un delfín debajo. Por lo tanto, los primeros griegos usaron las características naturales, pero las expandieron y agregaron sus propias comodidades, como decoraciones y estantes. Durante la civilización griega posterior, las casas de baños a menudo se construían junto con campos deportivos.

Los romanos emularon muchas de las prácticas de baño griegas, los romanos superaron a los griegos en el tamaño de sus baños. Como en Grecia, los baños romanos se convirtieron en un centro focal para la actividad social y recreativa. A medida que el Imperio Romano se expandió, la idea de los baños públicos se extendió a todas partes del Mediterráneo y a regiones de Europa y África del Norte. Con la construcción de los acueductos, los romanos tenían suficiente agua no solo para usos domésticos, agrícolas e industriales, sino también para sus pasatiempos. Los acueductos proporcionaban agua que luego se calentaba para usar en los baños. Hoy en día, la extensión del baño romano se revela en ruinas y excavaciones arqueológicas en Europa, África y Oriente Medio.

Estos baños romanos variaban de estructuras simples a extremadamente elaboradas, y variaban en tamaño, disposición y decoración. Al tomar un baño romano, el bañista inducía la sudoración al exponerse gradualmente a temperaturas crecientes. Para acomodar este ritual, todas las casas de baños romanas contenían una serie de habitaciones que se calentaron progresivamente. La mayoría contenía un apodyterium, una habitación justo dentro de la entrada donde el bañista guardaba su ropa. A continuación, el bañista avanzó hacia el frigidarium (cuarto frío) con su tanque de agua fría, el tepidarium (cuarto caliente) y finalmente el caldarium (cuarto caliente). El caldarium, calentado por un brasero debajo del piso hueco, contenía palanganas de agua fría que el bañista podía usar para refrescarse. Después de tomar esta serie de baños de sudor y / o inmersión, el bañista regresó al tepidarium más fresco para un masaje con aceites y un raspado final con implementos de metal. Algunos baños también contenían un laconium (una sala de descanso seca) donde el bañista completaba el proceso descansando y sudando.

El diseño de los baños romanos contenía otras características arquitectónicas notables. Debido a que los romanos ricos traían esclavos para atender sus necesidades de baño, la casa de baños generalmente tenía tres entradas: una para hombres, una para mujeres y otra para esclavos. La preferencia por la simetría en la arquitectura romana generalmente significaba una fachada simétrica, aunque el área de mujeres era generalmente más pequeña que el área de hombres debido al menor número de clientes. Por lo general, las paredes sólidas o la colocación en lados opuestos del edificio separaban las secciones de hombres y mujeres. Las casas de baños romanas a menudo contenían un patio, o Palaestra, que era un jardín al aire libre utilizado para hacer ejercicio. En algunos casos, los constructores hicieron de la palestra un patio interior, y en otros casos los constructores colocaron la palestra frente a la casa de baños propiamente dicha y la incorporaron al enfoque formal. A veces, la palestra tenía una piscina. La mayoría de las veces, una columnata delimitaba los bordes de la palestra.

Las casas de baños republicanas a menudo tenían instalaciones de baño separadas para mujeres y hombres, pero en el siglo I d.C. el baño mixto era común y es una práctica a la que se hace referencia con frecuencia en Martial y Juvenal, así como en Pliny y Quintilian. Sin embargo, la separación de género fue restaurada por el emperador Adriano.

Las casas de baños romanas ofrecían comodidades además del ritual del baño. Los espacios auxiliares en la casa de baños albergaban cabinas de venta de alimentos y perfumes, bibliotecas y salas de lectura. Los escenarios acogieron representaciones teatrales y musicales. Los estadios adyacentes proporcionaron espacios para el ejercicio y las competiciones atléticas. Dentro de las casas de baños propiamente dichas, mosaicos de mármol cubrían los elegantes pisos. Las paredes de estuco lucían con frecuencia frescos de árboles, pájaros y otras imágenes pastorales. Pintura azul cielo, estrellas doradas e imágenes celestiales adornaban las cúpulas interiores. Estatuas y fuentes decoraban el interior y el exterior.

Los romanos también desarrollaron baños en sus colonias, aprovechando las fuentes termales naturales que se encuentran en Europa para construir baños en Aix y Vichy en Francia, Bath y Buxton en Inglaterra, Aquisgrán y Wiesbaden en Alemania, Baden, Austria y Aquincum, Hungría. entre otras localizaciones. Estos baños se convirtieron en centros de actividades recreativas y sociales en las comunidades romanas. Bibliotecas, salas de conferencias, gimnasios y jardines formales se convirtieron en parte de algunos complejos de baños. Además, los romanos usaban las aguas termales calientes para aliviar su sufrimiento de reumatismo, artritis y el exceso de comida y bebida.

Por lo tanto, los romanos elevaron el baño a un arte fino, y sus casas de baños reflejaban físicamente estos avances. El baño romano, por ejemplo, incluía un ritual mucho más complejo que un simple procedimiento de inmersión o sudoración. Las diversas partes del ritual del baño (desvestirse, bañarse, sudar, recibir un masaje y descansar) requerían habitaciones separadas que los romanos construyeron para acomodar esas funciones. La segregación de los sexos y la adición de diversiones no directamente relacionadas con el baño también tuvieron impactos directos en la forma y la forma de las casas de baños. El elaborado ritual de baño romano y su arquitectura resultante sirvieron como precedentes para las instalaciones de baño europeas y americanas posteriores. Los espacios de jardines formales y una disposición arquitectónica opulenta igual a la de los romanos reaparecieron en Europa a fines del siglo XVIII. Los principales balnearios estadounidenses siguieron su ejemplo un siglo después.


En la antigua Roma, las termas eran instalaciones para bañarse. Thermae generalmente se refiere a los grandes complejos de baños imperiales, mientras que las balneae eran instalaciones de menor escala, públicas o privadas, que existían en gran número en toda Roma. Balneae podía ser de propiedad privada, pero eran públicas en el sentido de que estaban abiertas a la población por una tarifa. Thermae, eran propiedad del estado y a menudo cubrían varias cuadras de la ciudad. La mayor de ellas, las Termas de Diocleciano, podía albergar hasta 3.000 bañistas. Las tarifas para ambos tipos de baños eran bastante razonables, dentro del presupuesto de la mayoría de los hombres romanos libres.

Después de una mañana de trabajo, la mayoría de los romanos disfrutaban pasando la tarde en las termas o baños públicos. Eran un lugar de encuentro social. Hombres y mujeres disfrutaron de venir a los baños no solo para limpiarse, sino para reunirse con amigos, hacer ejercicio o leer en la biblioteca. Los baños tenían piscinas de agua fría y caliente, toallas, baños de vapor, saunas, salas de ejercicios y salones de peluquería. Tenían salas de lectura y bibliotecas, ya que entre los nacidos libres, que tenían derecho a baños frecuentes, la mayoría podía leer. No se permiten niños.

La mayoría de las ciudades romanas tenían al menos Thermae, si no muchos, edificios de este tipo, que eran centros no solo para bañarse, sino también para socializar. También se proporcionaron baños romanos para villas privadas, casas adosadas y fuertes. Se les abastecía de agua de un río o arroyo adyacente, o más normalmente, de un acueducto. El agua se puede calentar a partir de un fuego de leña antes de ser canalizada hacia los baños calientes. El diseño de los baños es discutido por Vitruvius en De Architectura.

En cierto modo, las termas se parecían a los spas de hoy en día. Los romanos elevaron el baño a un arte elevado mientras socializaban en estos baños comunales. Se llevó a cabo el noviazgo, además de sellar acuerdos comerciales, ya que construyeron lujosos baños en aguas termales naturales. Tal era la importancia de los baños para los romanos que un catálogo de edificios en Roma del 354 d.C. documentó 952 baños de diferentes tamaños en la ciudad.

Aunque los romanos ricos pueden instalar un baño en sus casas de la ciudad o en sus villas de campo, calentar una serie de habitaciones o incluso un edificio separado especialmente para este propósito, y los soldados pueden tener una casa de baños en su fuerte (como en Chesters en el Muro de Adriano , o en el fuerte Bearsden), todavía frecuentaban los numerosos baños públicos en las ciudades y pueblos de todo el imperio.

Pequeñas casas de baños, llamadas balneum (plural balnea),


Un baño público se construyó alrededor de tres salas principales: el caldarium (baño caliente), el tepidarium (baño caliente) y el frigidarium (baño frío). Algunas termas también incluían baños de vapor: el sudatorium, un baño de vapor húmedo y el laconicum, un baño de vapor seco muy parecido a una sauna moderna.

A modo de ilustración, este artículo describirá el diseño de los baños antiguos de Pompeya contiguos al foro, que se encuentran entre algunos de los baños romanos mejor conservados. Las referencias son al plano de planta que se muestra a la derecha.

Todo el edificio consta de un doble juego de baños, uno para hombres y otro para mujeres. Tiene seis entradas diferentes desde la calle, una de las cuales (b) da entrada solo al conjunto femenino más pequeño. Otras cinco entradas conducen al departamento de hombres, de las cuales dos (cy c2) comunican directamente con los hornos y las otras tres (a3, a2, a) con los apartamentos de baño.

Pasando por la entrada principal, a, que se retira de la calle por una acera estrecha que rodea el edificio y luego de descender tres escalones, el bañista encuentra una pequeña cámara a su izquierda (x) que contenía un inodoro (latrina), y procede en un pórtico cubierto (g, g), que corría alrededor de tres lados de un patio abierto (atrio, A). Estos juntos formaban el vestíbulo de los baños (vestibulum balnearum), en el que esperaban los sirvientes.

Este atrio era el campo de ejercicio de los jóvenes, o quizás servía de paseo para los visitantes de los baños. Dentro de este patio también estaba estacionado el guardián de los baños (balneator), quien exigía los quadrans pagados por cada visitante. La sala f, que da al pórtico, pudo haber sido apropiada para él, pero lo más probable es que fuera un oecus o exedra, para comodidad de las mejores clases mientras esperaban el regreso de sus conocidos del interior. En este tribunal se colgaron anuncios para el teatro u otros anuncios de interés general, uno de los cuales, que anuncia un espectáculo de gladiadores, aún permanece. A los lados de la entrada había asientos (scholae).

Apodyterium y Frigidarium

Un pasaje (e) conduce al apodyterium (B), una habitación para desvestirse en la que todos los visitantes deben haberse reunido antes de entrar a los baños propiamente dichos. Aquí, los bañistas se quitaron la ropa, que fue asumida por esclavos conocidos como capsarii, conocidos en la antigüedad por su deshonestidad. El apodyterium era una cámara espaciosa, con asientos de piedra a lo largo de dos lados de la pared (h, h). Los agujeros todavía son visibles en las paredes y probablemente marcan los lugares donde se colocaron las clavijas para la ropa de los bañistas. La cámara estaba iluminada por una ventana de vidrio y tenía seis puertas. Uno de ellos conducía al tepidarium (D) y otro al frigidarium (C), con su baño de inmersión frío (denominado loutron, natatio, natatorium, piscina, baptisterium o puteus, los términos "natatio" y "natatorium" sugieren que algunos de esos baños también eran piscinas). El baño de esta cámara es de mármol blanco, al que se accede por dos escalones de mármol.

Desde el frigidarium ingresó al tepidarium el bañista que deseaba pasar por el proceso de baño tibio y sudoración (D). No contenía agua ni en Pompeya ni en los baños de Hipias, sino que simplemente se calentaba con aire tibio de temperatura agradable, para preparar el cuerpo para el gran calor del vapor y los baños tibios y, al regresar, para evitar una transición demasiado repentina al aire libre. En los baños de Pompeya, esta cámara también servía como apodyterium para quienes tomaban el baño caliente. Las paredes cuentan con una serie de compartimentos o huecos separados para recibir las prendas cuando se quitan. Los compartimentos están divididos entre sí por figuras del tipo de los Atlantes o Telamones, que sobresalen de los muros y sostienen una rica cornisa sobre ellos.

También se encontraron tres bancos de bronce en la habitación, que estaba calentada tanto por su contignidad con el hipocausto de la cámara contigua, como por un brasero de bronce (foculus), en el que aún quedaban las cenizas de carbón cuando se hizo la excavación. Sentarse y transpirar junto a ese brasero se llamaba ad flammam sudare.

El tepidarium es generalmente la habitación más ornamentada de los baños. Era simplemente una habitación para sentarse y ser ungido. En las Antiguas Termas de Pompeya el piso es de mosaico, el techo abovedado adornado con estuco y pintura sobre un fondo de color, las paredes rojas.

La unción fue realizada por esclavos llamados unctores y aliptae. A veces tenía lugar antes de ir al baño caliente, y otras veces después del baño frío, antes de ponerse la ropa, para controlar la transpiración. Algunos baños tenían una sala especial (destrictarium o unctorium) para este propósito.

Desde el tepidarium se abría una puerta al caldarium (E), cuyo suelo de mosaico estaba directamente encima del horno o hipocausto. Sus paredes también eran huecas, formando un gran conducto lleno de aire caliente. En un extremo había una palangana redonda (labrum), y en el otro un balneario cuadrangular (puelos, alveus, solium, calida piscina), al que se llegaba desde la plataforma (schola) por escalones. El labrum contenía agua fría para verter sobre la cabeza del bañista antes de que saliera de la habitación. Estos lavabos son de mármol en los Baños Antiguos, pero oímos hablar de alvei de plata maciza. Debido al gran calor de la habitación, el caldarium estaba ligeramente ornamentado.


Las baldosas del piso se han eliminado para exponer el espacio vacío.
a través del cual fluían los gases de escape calientes, calentando las baldosas.

Allí se sentaron y transpiraron, raspándose la piel con un strigil, una herramienta de metal curvada. Los asistentes les servirían bocadillos y bebidas. Finalmente vino un chapuzón en el calidarium (baño caliente) y un chapuzón rápido en el frigidarium (baño frío). Después de nadar, el bañista puede disfrutar de un masaje en el que le frotan la piel con aceites y perfumes. Sintiéndose limpio y relajado, el romano puede deambular por los hermosos jardines decorados con mosaicos y esculturas colosales o disfrutar de eventos deportivos en un teatro como una rotonda.

Los Baños Antiguos no tienen laconicum, que era una cámara aún más caliente que el caldarium, y se usaba simplemente como sala de sudoración, sin baño. Se dice que fue introducido en Roma por Agripa y también se llamó sudatorium y assa.

El apodyterium tiene un pasaje (q) que comunica con la boca del horno (r), llamado praefurnium o propigneum y, pasando por ese pasaje, llegamos a la cámara M, en la que se proyecta el praefurnium, y a la que se accede desde la calle en C. Fue asignado a los fornacatores, o responsables de los incendios. De sus dos escaleras, una conduce al techo de los baños y otra a las calderas que contienen el agua.

Había tres calderas, una de las cuales (caldarium vas) contenía el agua caliente, una segunda, la tibia (tepidarium) y la tercera, la fría (frigidarium). El agua tibia se convirtió en el baño tibio mediante una tubería a través de la pared, marcada en el plano. Debajo de la cámara caliente se colocó el horno circular d, de más de 7 pies de diámetro, que calentaba el agua y vertía aire caliente en las celdas huecas del hipocausto.

Pasó del horno debajo del primero y último de los calderos por dos chimeneas, que están marcadas en el plano. La caldera que contenía agua caliente se colocó inmediatamente sobre el horno y, a medida que se extraía el agua de allí, se abastecía del siguiente, el tepidarium, que se elevaba un poco más y se alejaba un poco del horno. Ya se calentó considerablemente desde su contigüidad al horno y el hipocausto debajo de él, de modo que suplió la deficiencia del primero sin disminuir materialmente su temperatura y el vacío en este último se llenó nuevamente desde el más alejado, que contenía el frío. agua recibida directamente del depósito cuadrado visto detrás de ellos.

Las calderas en sí ya no permanecen, pero las huellas que han dejado en el mortero en el que fueron empotradas son claramente visibles y nos permiten determinar sus respectivas posiciones y dimensiones. Tales cobres o calderas parecen haber sido llamados miliaria, por su similitud de forma a un hito. Detrás de las calderas, otro pasillo conduce al patio o atrio (K) destinado a los sirvientes del baño.

Los baños contiguos, más pequeños, fueron asignados a las mujeres. La entrada es por la puerta b, que conduce a un pequeño vestíbulo (m) y de allí al apodyterium (H), que, como el del baño de hombres, tiene un asiento (pulvinus, gradus) a cada lado construido. contra la pared. Éste se abre sobre un baño frío (J), respondiendo a la natatio del conjunto masculino, pero de dimensiones mucho más reducidas. Hay cuatro escalones en el interior para descender a él.

Frente a la puerta de entrada al apodyterium hay otra puerta que conduce al tepidarium (G), que también se comunica con la cámara térmica (F), a un lado de la cual hay un baño caliente en un hueco cuadrado, y al más alejado extremidad el labrum. El piso de esta cámara está suspendido y sus paredes perforadas por chimeneas, como la correspondiente en los baños de hombres. El tepidarium de los baños de mujeres no tenía brasero, pero tenía un suelo colgante o suspendido.

Los baños a menudo incluían, además de las tres salas principales enumeradas anteriormente, una palaestra o gimnasio al aire libre donde los hombres participaban en varios juegos de pelota y ejercicios. Allí, entre otras cosas, se levantaron pesas y se lanzó el disco. Los hombres se aceitarían (ya que el jabón todavía era un bien de lujo y, por lo tanto, no estaba ampliamente disponible), se duchaban y eliminaban el exceso con un strigil (cf. el conocido Apoxiomenus de Lisipo del Museo Vaticano). A menudo, los bañistas ricos llevaban un capsario, un esclavo que llevaba las toallas, los aceites y los strigils de su amo a los baños y luego los cuidaba una vez en los baños, ya que se sabía que los ladrones y los carteristas frecuentaban los baños. El vestuario se conocía como el apodyterium (en griego apodyterion, apo + duo "quitarse" aquí de la ropa).

En muchos sentidos, los baños eran el antiguo equivalente romano de los centros comunitarios. Debido a que el proceso de baño tomó tanto tiempo, la conversación fue necesaria. Muchos romanos usaban los baños como un lugar para invitar a sus amigos a cenas, y muchos políticos iban a los baños para convencer a sus compañeros romanos de que se unieran a sus causas. Las termas tenían muchos atributos además de los baños. Había bibliotecas, salas de lectura de poesía y lugares para comprar y comer. El equivalente moderno sería una combinación de biblioteca, galería de arte, centro comercial, restaurante, gimnasio y spa.

Los romanos creían que la buena salud se debía al baño, la alimentación, los masajes y el ejercicio. Los baños, por lo tanto, tenían todas estas cosas en abundancia. Dado que algunos ciudadanos se bañaban varias veces a la semana, la sociedad romana estaba sorprendentemente limpia.

Cuando un extranjero le preguntó por qué se bañaba una vez al día, se dice que un emperador romano respondió: "Porque no tengo tiempo para bañarme dos veces al día".

Los emperadores a menudo construían baños para ganarse el favor de ellos mismos y crear un monumento duradero de su generosidad. Si un romano rico deseaba ganarse el favor del pueblo, podía organizar un día de entrada gratuita en su nombre. Por ejemplo, un senador que espera convertirse en Tribune podría pagar todas las tarifas de admisión en un baño en particular en su cumpleaños para hacerse conocido por la gente del área.

Sobreviven varios baños públicos romanos, ya sea como ruinas o en diversos grados de conservación. Entre los más notables se encuentran los baños romanos de Bath en Inglaterra, así como los baños de Caracalla, de Diocleciano, de Tito, de Trajano en Roma y los baños de Varna.

Los visitantes de la casa de baños también podían jugar en los terrenos de juego, mirar libros de las bibliotecas, visitar las salas de exposiciones y admirar los pasillos cubiertos con fuentes y jardines paisajísticos. Podrían ir al peluquero para un corte, a la esteticista para una tarde relajante, al gimnasio para un entrenamiento rápido o tomar un refrigerio.

Las Termas de Caracalla, el segundo complejo de baños más grande de la antigua Roma, fueron construidas entre el 212 y el 219 d.C. por el emperador Marco Aurelio Antonino, más conocido por su apodo de Caracalla. En el siglo III d.C., los romanos habían construido muchos baños, en Roma y en otros lugares, y habían adquirido una gran habilidad para diseñar complejos funcionales totalmente integrados. El sistema de suministro de agua y drenaje, en particular, requirió una planificación cuidadosa para garantizar un flujo adecuado hacia y desde las numerosas cuencas frías y calientes: se ha calculado que los baños usaban 15-20.000 metros cúbicos de agua por día.

Los baños eran alimentados por un brazo del acueducto Aqua Marcia, que traía agua pura a Roma de manantiales en las colinas cercanas a Subiaco, a más de 90 km de distancia. El agua fluía hacia una enorme cisterna, dividida en 18 cámaras separadas para un fácil mantenimiento y con una capacidad total de 10,000 pies cúbicos. metro. De aquí pasaba por gravedad a través de tuberías por debajo de los jardines hasta el edificio principal, dentro del edificio principal un complicado sistema de distribución llevaba el agua directamente a las piscinas frías oa calderas sobre fuegos de leña donde se calentaba para los baños calientes y calientes.

Los desagües de cada balsa y en el suelo de cada habitación conducían a los desagües, que discurrían por debajo del nivel de las tuberías de distribución y llevaban las aguas residuales al desagüe municipal del valle. Tanto las tuberías de distribución como las de drenaje estaban alojadas en túneles que proporcionaban un fácil acceso para la inspección y el mantenimiento. Se utilizó una tercera red de túneles para almacenar las enormes cantidades de madera necesarias para alimentar los hornos (praefurnia): había al menos cincuenta de estos, algunos para calentar el agua y otros para calentar las habitaciones mediante un sistema de aire caliente bajo el suelo. (hipocausta).

Las habitaciones con calefacción estaban en el lado suroeste del edificio. La sala más caliente de todas, el calidarium, se proyecta más allá de la línea del edificio para aprovechar al máximo los rayos del sol. Los tubos huecos de terracota corrían dentro de las paredes para proporcionar aislamiento y canalizar el aire caliente. 1.600 personas podrían bañarse aquí al mismo tiempo. Había salas para baños fríos, calientes y tibios, espléndidos techos, pórticos, pasillos con pilares, gimnasios, donde los mármoles más raros, las columnas más colosales y las más finas estatuas eran admiradas por la gente, incluso los baños eran de basalto, granito, alabastro. .

El complejo de edificios de baños de Caracalla era más un centro de ocio que una serie de baños. Los baños fueron los segundos en tener una biblioteca pública dentro del complejo. Al igual que otras bibliotecas públicas en Roma, había dos salas o edificios separados e iguales, uno para textos en griego y otro para textos en latín. The libraries were located in exedrae on the east and west sides of the bath complex. The entire north wall of the complex was devoted to shops. The reservoirs on the south wall of the complex were fed with water from the Marcian Aqueduct.

The Baths of Diocletian (Thermae Diocletiani) in Rome were the grandest of the public baths, or thermae built by successive emperors. Diocletian's Baths, dedicated in 306, were the largest and most sumptuous of the imperial baths. The baths were built between the years 298 AD and 306 AD. The project was originally commissioned by Maximian upon his return to Rome in the autumn of 298 AD and was continued after his and Diocletian's abdication under Constantius, father of Constantine. Although many baths in and around Rome had the same elements, the Baths of Diocletian are unique by their size.

The Baths were commissioned by Maximian in honor of co-Emperor Diocletian in 298 AD, the same year he returned from Africa. Evidence of this can be found in bricks from the main area of the baths, which distinctly show stamps of the Diocletianic period. These, according to the ancient guidebook Mirabilia Urbis Romae, were known as "Palatium Diocletiani". This evidence shows the effect of the massive project on the brick industry in that all work by them was redirected and under control of the emperor. Building took place between the year it was first commissioned and was finished sometime between the abdication of Diocletian in 305 c.e. and the death of Constantius in July 306 AD.

The Baths occupy the high-ground on the northeast summit of the Viminal, the smallest of the Seven hills of Rome, just inside the Agger of the Servian Wall. They served as a bath for the people residing in the Viminal, Quirinal, and Esquiline quarters of the city. The Quadrigae Pisonis, a second-century monument with various reliefs, some private homes, and a relief representing the temple of Quirinus once stood at the site but were demolished to build the baths. The water supply was provided by the Aqua Marcia, an aqueduct that had long served the city of Rome since the early 2nd century. To properly supply the baths, the supply of water to the city was increased under the order of Diocletian. The baths may have also been supplied by the Aqua Antoniniana, which was originally positioned to supply Caracalla's baths in the early 3rd century.

The frigidarium consisted of a pool and a host of smaller baths connected to the main room. Water entering the room would come from a pipe or cistern and would exit through a drain within the pool. The water from the pool was thought to have been reused to flush latrines within the complex. The frigidarium was used mainly as a swimming pool or a cold-water bath, depending on the time. Normally, one would continue on to the frigidarium after using the hot-water baths or after exercising in the palaestra. Noting the massive size of the room, it was believed to have also been used as a social room. This idea is supported by the presence of statues and elaborate niches along the walls. On each end of the frigidarium are large shallow pools that were made to be open-air bathing pools.

The caldarium was rectangular in shape with many octagonal rooms found near it in the corner of the structure. The area seemed to be referencing the older baths of Nero and Titus in its initial design. What set this caldarium apart was the sheer scale of the room compared to its predecessors. It continued a basilica-like theme from the frigidarium with a cross-vaulted middle bay and three projecting apses. These architectural techniques created the feeling of a more open space for the patron. Dressing rooms, also known as apodyteria, were located on either side of the calderium. Along the sides of the caldarium were private rooms that are believed to have had multiple functions, including private baths, poetry readings, rhetoricians, etc. Other areas attached to the caldarium were a garden, lounging rooms, gymnasiums, and small halls and semicircular exedrae used as lecture and reading rooms.

A rectangular halls connected to the hemicycle have been suggested to be libraries because of their similar set-up to those in the Baths of Caracalla. Historians, to support this theory, have demonstrated that these halls with their niches could properly house books from that day. References to the presence of libraries within the baths of Diocletian both confirm and contradict themselves, such as the case of the author of the life of Probus. In it, he mentions that part of the Bibliotheca Ulpia, which are found in the Forum of Trajan, are being housed within the baths a statement he later contradicts when later referencing the Bibliotheca Ulpia. However, with the presence of similar rooms that suggest that they were libraries found in the Baths of Caracalla and the Baths of Trajan, it is not a stretch to theories to propose that the baths of Diocletian contained a library.

Within the frigidarium, the use of external buttresses for the cross vaults were considered by some to be the first example of the scientific system of thrusts and counter-thrusts in architecture. Concerning the baths as a whole, it has been described as evoking the Imperial style, or a "Classical" image, which is the style of "manipulation of space". To manipulate the space within this style, the forms of the building were simple and give the impression of a vast amount of open space. The builders of the baths used different techniques to create this effect. The exterior walls of the bath were encrusted with stucco to give the impression of stonework. This technique was quite common within the structures built during the Imperial style of Roman architecture, e.g., The baths of Constantine, the Basilica Nova, and parts of the Sessorian bridge. The interior parts of the bath were supported by vaulting ceilings and arches to create curvilinear lines. The structure of the roof is an excellent example of Classical design. Architects used sloped forms to cover curved extrados (the outer surface of the arch) of the vaulted halls.

The Baths of Trajan were a massive thermae, a bathing and leisure complex, built in ancient Rome starting from 104 AD and dedicated during the Kalends of July in 109. Commissioned by Emperor Trajan, the complex of baths occupied space on the southern side of the Oppian Hill on the outskirts of what was then the main developed area of the city, although still inside the boundary of the Servian Wall.

The architect of the complex is said to be Apollodorus of Damascus. After being utilized mainly as a recreational and social center by Roman citizens, both men and women, for many years, the baths, in use as late as the early fifth century seem to have been deserted at the time of the siege of Rome by the Goths in 537 with the destruction of the Roman aqueducts, the thermae were abandoned, as was the whole of the now-waterless Mons Oppius.

Prior to the construction of the Baths, their location on the Oppian Hill was occupied by the ornate Palace of Nero (Domus Aurea). After Nero's suicide, subsequent emperors Vespasian, Titus, and Domitian chose to build over his palace with other forms of architecture. Emperor Trajan covered up the last of the palace with a platform upon which the Baths were built. Because they served as a model for bath complexes built throughout the Roman world during the Imperial period, these Baths would come to be recognized as a highly notable example of early Imperial Roman architecture.

The baths were erected on the Oppian Hill, a southern extension of the Esquiline Hill. Built on a platform that had itself been built over Nero's Palace, the bath complex was immense by ancient Roman standards, covering an area of approximately 330 by 215 meters. The complex rested on a northeast-southwest axis, with the main building attached to the northeast wall. This was contrary to the more widely used north-south axis of many buildings in the vicinity. It is suggested that this unorthodox orientation was chosen by the architects to reduce the bathers' exposure to the wind, while also maximizing exposure to the sun.

Within the complex, the building was surrounded by a large grassy area. The baths themselves consisted of pools, including a tepidarium (warm area and, it is presumed, first room visited in the baths), a caldarium (hot pool and dry, sauna-like area), frigidarium (cool pools used after those previously mentioned), and also gymnasia, and apodyteria (changing rooms). In addition to the facilities of the bath complex used by the public, there was a system of subterranean passageways and structures used by slaves and workers to service and maintain the facilities. Also underground, the massive cistern, surviving today as the Sette sale, the "seven rooms", stored much of the water used in the baths. It was capable of storing no less than 8 million liters. There were also several exedrae on the eastern and western sides of the building. After archaeological analysis performed after excavation in 1997, it is thought that at least one of these exedra served as a sort of library and a holding place for scrolls and manuscripts.

The archaeological excavations of 1997 also led to the discovery of a large (about 10 square meters) frescoed bird's-eye view of a walled port city, a unique survivor of such a subject, in a buried gallery or cryptoporticus beneath the baths, which predated their construction, but postdated Nero's Domus Aurea. Whether it represents the reorganization of an actual port or an idealized one remains an open question.

Additionally, the discovery of a 32 feet (9.8 m) mosaic was announced in July 2011, with more still to be excavated, in what is believed to be a Musaeum, a place dedicated to the goddesses who inspire the creation of the arts, featuring a nymphaeum (fountain room).


Down the Drain: Lost Items Reveal Roman Bath Activities Live Science - January 11, 2013

Ever go swimming with rings on your fingers or hoops in your ears only to find your jewelry had vanished after your dip? If so, you've got something in common with ancient Romans. A new study of objects lost down the drains in the bathhouses from the Roman Empire reveals that people got up to all sorts of things in these gathering places. They bathed, of course, but they also adorned themselves with trinkets, snacked on finger foods and even did needlework.


Bathing

The baths consisted of three main parts: the caldarium, tepidarium, and frigidarium. The first of these was a hot room, which contained a hypocaust providing heat from beneath the flooring. This was powered by a furnace burning wood, which was operated by specialized slave labor. Similar rooms were provided for each gender. The caldarium contained a sunken bath which was filled with hot water, as well as a drier area where patrons would work up a sweat, add olive oil to their bodies, and then use a curved tool called a strigil to scrape away dirt.

In the tepidarium, a somewhat lower level of heat was provided by the hypocaust. This was situated in the large entrance hall, which had sufficient natural light to allow the installation of rich, complex decorative work.

Finally, the frigidarium contained a cold pool in which patrons would soak in order to close the pores of their skin, having had them opened by the hotter rooms they had visited beforehand. Some authorities suggest that, after the conversion of the empire to Christianity in the fourth century, the pool may have been used to baptize converts.


History of the steam room

Sweat bathing has been popular in many cultures throughout the world for hundreds and hundreds of years.

The Finns have of course laid claim to the sauna as their preferred method of sweat bathing and the American Indians had sweat lodges that were being used at about the same time as the first sauna.

The history of steam bathing, which uses a lower temperature but much greater humidity, can be traced back to the Romans and the Turks although its likely that these two groups popularised and absorbed into their cultures something that had already been taking place for generations before within Greek society.

The Roman baths.

In ancient Rome, bathhouses were an integral part of the culture, not just for health and hygiene but also for their social importance.

Large, Imperial bathhouses were known as ‘Thermae’ and the ‘Balneae’ were smaller facilities that were either public or attached to a private villa.

The Romans spread their love of bathhouses throughout the Empire and most Roman towns had at least one public bathhouse and they were also an important building in the Roman garrisons.

The public bathhouses comprised of three principal rooms

• The Caldarium was the hottest of the three.

• The Tepidarium was a warm bath.

• The Frigidarium was the cold bath.

The Caldarium was built right on top of the furnace – or hypocaust – and the walls were also hollow so that the hot air coming from below heated them as well.

The Caldarium would have a mosaic floor, and mosaics are still the most popular way of decorating a modern steamroom, but would otherwise be fairly plain because of the high temperatures that were achieved in there.

The Tepidarium was the most richly decorated of the three rooms and it was an area that was used as a massage and treatment room, a space for mild heat bathing and as the most social space of the three.

The Frigidarium was the changing room and where the cold plunge pool was placed.

The Romans loved their bathhouses and the whole process of sweat bathing.

When asked by a foreigner why he bathed once a day, a Roman emperor is said to have replied, “Because I do not have the time to bathe twice a day.”

The Turkish bath.

The Hammam, or Turkish bath traditionally had three main rooms like a Roman bathhouse and each room defined by its temperature – hot, medium and cold.

The Hammams were originally attached to mosques but during the Ottoman empire they became separate and distinct places, as popular for the socialising that took place there as the sweat bathing.

Turkish baths were introduced to Britain in the 1850’s primarily by the diplomat, David Urquhart. Over the next 150 years, more than 600 Turkish baths opened in Britain and the first Turkish bath opened in the USA in 1863.

Modern steam rooms and steam showers.

With the advent of the steam generator, steam rooms and steam showers have become popular once again.

Steam rooms are fantastic for easing muscle tension, cleansing and detoxifying the skin and can be of real benefit for your circulation.

They can help with breathing difficulties such as bronchitis, asthma and sinus problems and, with the addition of essential oils, they can be used for aromatherapy.

Tylö offer a range of options for steam bathing in your own home. From the Panacea steam bath, through the Elysee and Excellent ranges of steam rooms to the Impression Twin which combines the pleasure of steam with the dry heat of a traditional sauna, Tylö have brought steam bathing right up to date in terms of technology and design and have made it accessible to everyone.


Contenido

Qasr Amra is on the north side of Jordan's Highway 40, roughly 85 kilometres (53 mi) from Amman and 21 kilometres (13 mi) southwest of Al-Azraq. [10]

It is currently [ ¿Cuándo? ] within a large area fenced off in barbed wire. An unpaved parking lot is located at the southeast corner, just off the road. A small visitor's center collects admission fees. The castle is located in the west of the enclosed area, below a small rise. [ citation needed ]

Traces of stone walls used to enclose the site suggest it was part of a 25-hectare (62-acre) complex there are remains of a castle which could have temporarily housed a garrison of soldiers. [10]

Just to the southeast of the building is a well 40 metres (130 ft) deep, and traces of the animal-driven lifting mechanism and a dam have been found as well. [10]

The architecture of the reception-hall-cum-bathhouse is identical to that of Hammam al-Sarah, also in Jordan, except the latter was erected using finely-cut limestone ashlars (based on the Late Roman architectural tradition), while Amra's bath was erected using rough masonry held together by gypsum-lime mortar (based on the Sasanian architectural tradition). [11]

It is a low building made from limestone and basalt. [ citation needed ] The northern block, two stories high, features a triple-vaulted ceiling over the main entrance on the east facade. The western wings feature smaller vaults or domes. [ citation needed ]

Today, Qasr Amra is in a poorer condition than the other desert castles such as Qasr Kharana, [ citation needed ] with graffiti damaging some frescoes. However, conservation work is underway supported by World Monuments Fund, the Istituto Superiore per la Conservazione ed il Restauro, and Jordan's Department of Antiquities. [1]

Construction: who and when Edit

One of the six kings depicted is King Roderick of Spain, whose short reign (710-712) was taken to indicate the date of the image, and possibly the building, to around 710. Therefore, for a long time researchers believed that sitting caliph Walid I was the builder and primary user of Qasr Amra, until doubts arose, making specialists believe that one of two princes who later became caliph themselves, Walid or Yazid, were the more likely candidates for that role. [12] The discovery of an inscription during work in 2012 has allowed for the dating of the structure to the two decades between 723 and 743, when it was commissioned by Walid Ibn Yazid, [1] crown prince under caliph Hisham and his successor during a short reign as caliph in 743–744. [6]

Both princes spent long periods of time away from Damascus, the Umayyad capital, before assuming the throne. Walid was known to indulge in the sort of sybaritic activities depicted on the frescoes, particularly sitting on the edge of pools listening to music or poetry. He was once entertained by performers dressed as stars and constellations, suggesting a connection to the sky painting in the caldarium. Yazid's mother was a Persian princess, suggesting a familiarity with that culture, and he too was known for similar pleasure-seeking. [12]

A key considerations in the placement of the desert castles centered on access and proximity to the ancient routes running north from Arabia to Syria. A major route ran from the Arabian city of Tayma via Wadi Sirhan toward the plain of Balqa in Jordan and accounts for the location of Qusayr Amra and other similar fortifications such as Qasr Al-Kharanah and Qasr al-tuba. [13]

Rediscovery in 1898 Edit

The abandoned structure was re-discovered by Alois Musil in 1898, with the frescoes made famous in drawings by the Austrian artist Alphons Leopold Mielich for Musil's book. In the late 1970s a Spanish team restored the frescoes. The castle was made a UNESCO World Heritage Site in 1985 under criteria i), iii), and iv) ("masterpiece of human creative genius", "unique or at least exceptional testimony to a cultural tradition" and "an outstanding example of a type of building, architectural or technological ensemble or landscape which illustrates a significant stage in human history"). [ citation needed ]


Ver el vídeo: Arian Baños 17:10 Preferent Quart