Cabeza encogida “internacional” de Ecuador regresa a casa

Cabeza encogida “internacional” de Ecuador regresa a casa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una cabeza encogida ritual de Ecuador que se hizo con el cráneo de un guerrero en la región tribal del Amazonas llegó a un museo de EE. UU. Y ahora se ha estudiado y recreado en 3D. Los hallazgos de un nuevo estudio han determinado que la cabeza encogida de Ecuador había servido como utilería en una película de 1979, pero finalmente, el artefacto ha sido devuelto a su país de origen.

“Cabezas encogidas” es el término colectivo que se refiere a cabezas humanas cortadas especialmente preparadas que sirvieron como trofeos de guerra y en rituales en los antiguos Ecuador y Perú, donde eran una parte importante de la economía indígena.

Justo antes del proceso de encoger una cabeza, se produjo el horrible acto de "cazar cabezas", y los líderes tribales mostraban sus colecciones de cabezas cortadas y encogidas para protegerse de los enemigos territoriales.

Uno pensaría que la "caza de cabezas" estaría reservada a las tribus de América del Sur, pero estaría equivocado ya que un equipo de investigadores de la Universidad de Georgia pasó varios años buscando "los orígenes" de esta cabeza reducida. Habiendo sido exhibida en el museo de la universidad durante décadas después de aparecer en la película de 1979 "Wise Blood", ahora, la cabeza encogida, o "tsantsa", como se les conoce en las lenguas amazónicas, ha sido repatriada a Ecuador.

La cabeza encogida de Ecuador que consiguió volver a casa. Tsantsa de probable origen ecuatoriano como se encuentra en la colección del museo cultural de la Universidad Mercer en 2018. a) La tsantsa se conservó descansando debajo de una campana de plástico asegurada a una base de madera con adhesivo. b) Características de la piel del tsantsa: color de piel oscurecido, textura de piel curtida en la abertura del cuello y mejillas suaves. c) La anatomía de las orejas tsantsa estaba bien conservada y no había evidencia de perforación de la oreja. Los números corresponden a la lista de verificación de autenticación de Tsantsa en la Tabla 1 del artículo de investigación, publicado por Heritage Science. ( Ciencia patrimonial )

La cabeza encogida de Ecuador tiene una historia interesante

A Alerta Eureka El artículo explica que esta cabeza encogida había estado en exhibición pública "durante décadas" en la Universidad de Georgia después de que el artefacto ritual se usara como utilería cinematográfica en la película de John Huston de 1979 " Sangre sabia .”

De acuerdo a NBC News Los investigadores de la universidad pasaron varios años realizando una serie de pruebas científicas para autenticar la tsantsa antes de aceptar devolverlo al gobierno de Ecuador. Las pruebas incluyeron la realización de tomografías computarizadas en el artefacto y la representación de una construcción en 3D de la cabeza.

Un artículo en El independiente dice que los investigadores de la Universidad Mercer en Macon dijeron que la Universidad de Georgia adquirió la cabeza después de que un ex miembro de la facultad tomó posesión del artefacto mientras servía en el ejército estadounidense en Ecuador. Esta es la historia de origen que aparecerá en un nuevo trabajo de investigación sobre la cabeza del antiguo guerrero que se publicará esta semana.

  • Las cabezas encogidas de Jivaro
  • Head on a Platter: La antigua práctica de la caza de cabezas

El coautor del artículo, el Dr. Craig D. Byron, le dijo a NBC que era "un alivio tener el espécimen fuera de nuestra posesión". Explicó que el artefacto ritual "tenía un valor subterráneo" y que era ilegal comerciar o vender la piel de la cabeza de una persona. Por lo tanto, era una especie de papa caliente.

Características anatómicas clave de la tsantsa de probable origen ecuatoriano. a) Perfil de tsantsa con cabello despegado de un lado de la cara. b) Representación de volumen 3D de la tomografía computarizada tsantsa. c y d) Representaciones superficiales de la tomografía computarizada tsantsa. La eliminación virtual del cabello de tsantsa reveló un perfil alargado. Los artefactos visibles de manipulación durante la preparación y conservación incluyen la extensión de la boca, los labios distendidos y las fosas nasales torneadas hacia arriba. También son evidentes las distintas depresiones en las sienes. ( Ciencia patrimonial )

La cabeza encogida ahora se dirige a casa nuevamente en Ecuador

Puede que no lo sepas, pero el mundo está inundado de falsas cabezas encogidas que generalmente se venden en tiendas que venden incienso barato, atrapasueños, camisetas de lobos y libros sobre signos de estrellas. Esto significó que el equipo de investigación de la Universidad Mercer primero tuvo que determinar el tsantsa autenticidad.

Sin embargo, NBC informó que el análisis del equipo reveló que "30 de los 33 factores de autenticación, incluido el peinado exclusivo de la región amazónica ecuatoriana de donde proviene". Se supo que los creadores del artefacto habían quitado cuidadosamente la piel y la carne de la cabeza, y luego "cosieron los ojos y la boca antes de hervirlo y llenarlo con piedras calientes".

  • Descubrimiento de la decapitación revela horribles prácticas de los antiguos incas
  • 20 millones de artefactos en el museo más grande de América Latina - desaparecidos - en Blazing Inferno

Antes de convertirse en una pieza de exhibición de museo, esta tsantsa aparece en la versión cinematográfica de la novela de la autora Flannery O'Connor " Sangre sabia . " Para la película de John Huston, la antigua cabeza encogida de Ecuador fue pegada a un diminuto accesorio corporal y adorada por uno de los personajes de la película. Los investigadores dijeron que identificaron un daño particular al artefacto que había sido causado por el pegamento del departamento de efectos de la película.

Si bien la cabeza fue repatriada oficialmente al consulado ecuatoriano en Atlanta en 2019, hasta ahora no estaba claro si ya había sido devuelta al país. Sin embargo, el coautor del estudio, Adam Kiefer, le dijo a NBC que sí, y que ahora será interpretado y comparado con su trasfondo cultural original.


Cabeza encogida “internacional” de Ecuador regresa a casa - Historia

Adam Kiefer / Mercer University Después de décadas en un laboratorio universitario de Georgia, el director ahora regresa a Ecuador.

Hace casi 100 años en la Amazonía ecuatoriana, un guerrero murió a manos de un enemigo. Su cabeza fue cortada, hervida y encogida hasta convertirla en un trofeo de guerra. Después de ser cambiada a un estadounidense, la cabeza reducida fue llevada a la Universidad Mercer en Macon, Georgia. Allí, se exhibió, se usó como accesorio de película y, finalmente, se guardó en un almacenamiento.

Pero después de un cuidadoso proceso de autenticación, la cabeza reducida, llamada tsantsa, finalmente fue enviada a casa en 2019. Un artículo publicado en mayo en Ciencia patrimonial ha documentado ese proceso por primera vez.

& # 8220 Esto no es una rareza - este es el cuerpo de alguien, esta es la cultura de alguien y no la nuestra, & # 8221 dijo el químico Adam Kiefer de Mercer University, uno de los coautores del artículo.

& # 8220Así que desde nuestra perspectiva, la repatriación era fundamental, y tuvimos mucha suerte de que nuestra universidad apoyara este esfuerzo. & # 8221

El biólogo de la Universidad Mercer, Craig Byron, utilizó una lista de verificación de 33 puntos para autenticar la cabeza encogida.

Después de años de almacenamiento, la cabeza fue redescubierta por primera vez por el coautor de Keifer, un biólogo de Mercer llamado Craig Byron. Byron, que supervisaba la transferencia de varios especímenes de taxidermia a un nuevo edificio científico, se dio cuenta de que la cabeza encogida ecuatoriana necesitaba una segunda mirada.

Byron y sus colegas no sabían mucho sobre la cabeza, pero comenzaron a reconstruir su historia. Con unas cinco pulgadas de alto, la cabeza había rebotado entre diferentes exhibiciones de museos universitarios hasta la década de 1980.

A fines de la década de 1970, la universidad se lo prestó al director John Huston para que lo usara como accesorio en su comedia de 1979. Sangre sabia, basado en la novela de Flannery O & # 8217Connor. O & # 8217Connor había vivido cerca de Macon, y la película se filmó cerca.

Los científicos de Mercer también determinaron que la cabeza provenía de Ecuador. Un oficial de la Fuerza Aérea del Ejército llamado James Harrison lo había recogido en 1942, mucho antes de que se establecieran las regulaciones destinadas a detener el tráfico de artefactos culturales y restos humanos.

& # 8220Fue Indiana Jones, & # 8221 Kiefer dijo. & # 8220Cuando se recopiló esto, la ciencia era diferente, todo era nuevo & # 8230 pero casi 80 años después, reconocemos su importancia cultural, junto con la ciencia. & # 8221

YouTube La cabeza encogida se utilizó como utilería en la película. Sangre sabia.

Las tsantsas se crearon a partir de las cabezas cortadas de enemigos vencidos. Los vencedores extirparon el cráneo, el cerebro y los músculos faciales antes de coser los ojos y los labios para cerrarlos. Luego moldearon la piel mientras se secaba y encogía. Estos trofeos de guerra estaban destinados a atrapar el espíritu del enemigo y dar poder a su asesino.

& # 8220De todos modos, tenían dos cabezas humanas encogidas & # 8221, escribió Harrison, quien más tarde se convirtió en profesor de biología en la Universidad de Mercer, en sus memorias. & # 8220 Quería desesperadamente una de esas cabezas y con movimientos y gestos hice entender la idea. & # 8221

Cambió algunas monedas, una navaja y una insignia militar por la tsantsa.

Ochenta años después, los científicos de la Universidad Mercer se acercaron a los funcionarios ecuatorianos para obtener orientación sobre qué hacer. Después de comunicarse con la Embajada de Ecuador, el Ministerio de Asuntos Culturales y el Instituto Nacional del Patrimonio Cultural, los científicos de Mercer acordaron primero autenticar el artefacto.

Hacerlo fue más fácil decirlo que hacerlo. Los europeos habían desarrollado una fascinación por la tsantsa en la década de 1850. Como resultado, la gente del Amazonas produjo cabezas reducidas sin ningún valor ceremonial.

Ciencia del patrimonio Los científicos tenían que asegurarse de que la cabeza cumpliera con docenas de criterios diferentes.

Entonces, Byron y Keifer utilizaron una lista de verificación de 33 criterios para determinar la autenticidad de la cabeza encogida. Estudiaron los atributos de la piel como el color, la densidad y la textura, así como la estructura de los rasgos faciales. También buscaron signos de fabricación tradicional como rastros de carbón en la cavidad de la cabeza y un agujero en la parte superior de la cabeza para sujetar un cordón.

Al final de su estudio, estaban satisfechos de tener una tsantsa auténtica.

& # 8220La mayoría de los indicadores de autenticidad de la lista de verificación (30/33) afirman que la tsantsa de Mercer es ceremonial, & # 8221 explica su artículo.

Además de evidencia como piojos, los científicos también encontraron marcas en la piel dejadas por la persona que había hecho la tsantsa por primera vez.

& # 8220 Incluso puede ver dónde se habrían utilizado los dedos y los pulgares para sujetar y & # 8216 trabajar & # 8217 la piel durante el proceso de encogimiento & # 8221, dijo Byron.

Después de que autenticaron la tsantsa, Ecuador acordó recuperar el artefacto. Pero los científicos de Mercer no están seguros de qué pasó con la cabeza encogida después de eso.

& # 8220 No es & # 8217 nuestra decisión, dónde termina este artefacto cultural & # 8221, dijo Kiefer. & # 8220Nuestro trabajo era asegurarnos de que se reuniera con personas que supieran más sobre la cultura y el contexto, para tomar la decisión adecuada sobre cómo mostrar esto. & # 8221

Después de leer sobre la repatriación de esta cabeza reducida a Ecuador, aprenda sobre las cabezas preservadas Mokomokai de la tribu maorí. Luego, vea las curiosidades más asombrosas en exhibición en Londres & # 8217s Viktor Wynd Museum.


¿Quién hace cabezas encogidas?

A pesar del hecho de que las tsantsas solo han sido producidas por el pueblo Shuar, a menudo se asume que el encogimiento de la cabeza era, y es, un fenómeno omnipresente a nivel mundial de los grupos indígenas: Papua Nueva Guinea y partes de África son conjeturas a menudo aventuradas. Sin embargo, además de repensar nuestras suposiciones sobre dónde podrían hacerse, también es importante considerar por qué.

Los colonialistas españoles asumieron que los Shuar eran un pueblo belicoso debido a la revuelta de 1599 y porque encogían cabezas humanas, ambos, aparentemente, sin ninguna razón en particular. Sin embargo, aunque ahora sabemos que el primero fue un acto legítimo de resistencia anticolonial, también sabemos que el segundo se realizó con un propósito muy específico.

Tsantsa de Ecuador con boca cosida y tocado de plumas


Cabeza encogida “internacional” de Ecuador regresa a casa - Historia

¿Te gusta esta galería?
Compártelo:

Y si te gustó esta publicación, asegúrate de revisar estas publicaciones populares:

¿Te gusta esta galería?
Compártelo:

Reducir la cabeza parece exactamente el tipo de cuento que un explorador inventaría sobre una tribu remota que acababan de encontrar. Sin embargo, la práctica de hacer cabezas encogidas es muy real, es decir, en los bosques de Perú y Ecuador, donde las tribus jivaroanas han practicado durante mucho tiempo esta macabra tradición.

Tribus como estas comenzaron a crear cabezas reducidas hace siglos por temor a que, después de matar a alguien en la batalla o durante una redada, el espíritu de esa persona ("muisak") volvería y los mataría. Para evitar tales actividades paranormales, los Jivaro encogerían la cabeza de las personas que acababan de matar. Cada una de estas cabezas encogidas se conocía como un tsantsa ya menudo se usaban en collares.

Aparte de usar un tsantsa para evitar la venganza más allá de la tumba, los jíbaros también crearían cabezas reducidas como trofeos de venganza contra las tribus que habían hecho daño a sus antepasados. Además, un tsantsa fue una advertencia no tan sutil para los demás de que no se metieran con ellos, no sea que tu cabeza también termine en un collar.

El proceso real de creación de estas cabezas reducidas en primer lugar es casi tan inusual como el resultado final en sí. Después de que algunos miembros de las tribus pobres fueran decapitados (ya sea estando muertos o vivos, el resultado final fue el mismo), los jíbaros les quitaron la cabeza, les cosieron los párpados y sellaron sus bocas con clavijas de madera. Luego, las cabezas se arrojaron en una olla grande y se hirvieron durante dos horas, momento en el que sería aproximadamente un tercio del tamaño que había sido, si no más pequeño.

El jíbaro luego despellejaba la cabeza, volvía la piel del revés y cosía la piel de nuevo a la cabeza (el motivo, exactamente, no está claro). Finalmente, se insertarían piedras calientes y arena en la cabeza para hacer que se contraiga aún más.

Una vez que la cabeza se había contraído, se aplicaban más piedras calientes en el exterior para calentar la cara lo suficiente como para sellar su forma. Una vez que la cara estaba terminada, la cabeza se enrollaba en carbón y se colgaba sobre un fuego para que se endureciera. Esto también se hizo para mantener el muisak dentro de la cabeza y evitar que haga cualquier inquietante. Finalmente, después de todo eso, tendrías un acabado tsantsa.

Cuando los europeos descubrieron por primera vez estas cabezas encogidas a finales del siglo XIX, las historias sobre ellas se extendieron como la pólvora y los artefactos se convirtieron rápidamente en objetos de colección. Los jíbaros comenzaron a intercambiar las cabezas encogidas con los europeos por pistolas y cuchillos (quizás para que fuera más fácil matar a otras personas y luego encoger la cabeza), pero la demanda era tan alta (con precios tan altos como $ 300) que los jíbaros comenzaron a matar a más personas de las que solían hacer para hacer más cabezas. Demonios, algunas personas incluso hicieron cabezas reducidas falsificadas (hoy en día, se cree que el 80 por ciento de las cabezas reducidas en museos y colecciones privadas son falsas).

Uno pensaría que un comercio de cabezas reducidas se detendría casi de inmediato, pero no fue hasta la década de 1930 cuando los gobiernos de Perú y Ecuador prohibieron la compra de una cabeza reducida. Desde entonces, la práctica parece haber disminuido, aunque los informes dispersos indican que ocurrió en lugares como la Europa controlada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la práctica de hacer cabezas reducidas es casi inexistente en la actualidad.

Después de este vistazo a las cabezas encogidas, descubra algunas de las prácticas de modificación corporal más extremas del mundo. Luego, eche un vistazo a todo lo que hay que saber y ver sobre los médicos brujos.


Autenticación y repatriación de una cabeza encogida ceremonial de EE. UU. A Ecuador

Una tsantsa ceremonial, o cabeza encogida, fue autenticada y repatriada a Ecuador en 2019, después de haber sido descubierta entre las exhibiciones almacenadas en la Universidad Mercer. En un estudio publicado en Ciencia patrimonial.

Las tsantsas son artefactos únicos y valiosos que fueron producidos por los pueblos Shuar, Achuar, Awajún / Aguaruna, Wampís / Huambisa y Candoshi-Shampra (SAAWC) hasta mediados del siglo XX. Fueron hechos de las cabezas de enemigos asesinados durante el combate en un proceso de varios pasos que requiere mucha mano de obra. Las tsantsas se volvieron valiosas como recuerdos durante el siglo XIX como resultado de la invasión cultural occidental / europea, y la demanda insatisfecha resultó en la producción de falsificaciones convincentes. Como resultado, la repatriación de tsantsas a sus lugares de origen requiere autenticación previa.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Mercer, EE. UU. Informa que la autenticación y repatriación de una tsantsa ceremonial descubierta en la colección de historia natural de la Universidad de Mercer y descrita en las memorias personales del coleccionista original, un miembro fallecido de la facultad de la Universidad de Mercer, tiene su origen en la Amazonía ecuatoriana. Los autores examinaron la anatomía del tsantsa mediante tomografía computarizada (TC).

Descubrieron que la tsantsa tenía las características estructurales de un artefacto ceremonial, como el tamaño de la cabeza, que era aproximadamente del tamaño de un puño humano adulto, y tres agujeros en los labios superior e inferior, unidos con una fibra vegetal. que son comunes en otros ejemplos ceremoniales. La tsantsa también mostró un peinado distintivo de tres niveles consistente con el cabello usado por los miembros del grupo cultural SAAWC.

En total, los autores pudieron afirmar 30 de 33 indicadores de autenticación proporcionados por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador y encontrados en la literatura académica, incluida la evidencia de fabricación y modificación tradicional. Aunque los autores advierten que algunas de las características auténticas de la tsantsa podrían haber sido dañadas como resultado de su uso como accesorio en la película de John Huston de 1979 Wise Blood, los hallazgos les permitieron concluir que el artefacto era una tsantsa genuina y ceremonial. no es una falsificación. Los resultados de la autenticación fueron aceptados por el gobierno ecuatoriano y la tsantsa fue repatriada en junio de 2019.

Los autores también produjeron una réplica tridimensional a escala de la tsantsa, lo que sugiere que las reproducciones impresas tridimensionales pueden ser útiles como mejoras y, en algunos casos, incluso reemplazos de artefactos auténticos en la educación cultural e histórica.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

En sus memorias, publicadas antes de su fallecimiento en 2016, el Dr. Harrison describió haber adquirido el artefacto durante sus viajes por la Amazonía ecuatoriana mientras se desempeñaba como teniente coronel en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El Dr. Harrison escribió que conoció a un hombre del grupo cultural SAAWC (Shuar, Achuar, Awajún / Aguaruna, Wampís / Huambisa y Candoshi-Shampra) que vestía la tsantsa, y el entonces soldado hizo un oficio para adquirir la cabeza.

Su parte del intercambio incluyó algunas monedas, una navaja y una insignia militar.

Rellenó la cavidad interior de la cabeza con periódico ecuatoriano antes de llevar el artefacto a los Estados Unidos, donde terminó en exhibición en la Universidad Mercer por un tiempo, primero en el Centro de Ciencias Willet y luego en el museo cultural.

No está claro si el tsantsa fue hecho por el hombre que originalmente lo usó, como lo es la edad del artefacto y la identidad del individuo cuya cabeza se usó para producirlo.

'Las tsantsas, comúnmente conocidas como "cabezas reducidas", son antigüedades únicas y valiosas' y son simultáneamente restos humanos y artefactos culturales, explicaron los investigadores en su artículo, dirigidos por el antropólogo Craig Byron, en la foto. Continuaron: `` Originalmente utilizado con un propósito ceremonial durante las funciones importantes de un grupo social, las tsantsas se volvieron monetariamente valiosas como recuerdos y curiosidades durante el siglo XIX ''.

La tsantsa fue adquirida en Ecuador por un ex-miembro de la facultad de la Universidad Mercer en 1942. Habiendo cambiado la cabeza por posesión, incluyendo una navaja y una insignia militar, rellenó la cavidad interior de la cabeza con periódico ecuatoriano antes de llevar el artefacto a los Estados Unidos. donde terminó expuesto en la Universidad Mercer durante algún tiempo. En la foto: los investigadores estudian el periódico extraído del interior de la cabeza encogida.

El análisis del equipo involucró una comparación de la cabeza con tsantsas auténticas conocidas, observando características como su tamaño, estructura facial y peinado. En la imagen: dos vistas de Mercer tsantsa, que muestran rasgos característicos que incluyen (izquierda) una piel oscurecida (1) una textura gruesa y correosa en el cuello (2) y una piel de mejilla pulida (4), así como (derecha) la conservación de la anatomía de la oreja (6) y evidencia limitada del uso de materiales de preservación (26)

Si bien la tsantsa finalmente se almacenó y se olvidó, primero se prestó al equipo de producción de la película de comedia negra / drama de John Huston de 1979, 'Wise Blood', que se filmó en Macon, Georgia, cerca del campus de la Universidad Mercer.

En la trama de la película, la cabeza, a la que se adjuntó un cuerpo falso, forma un cadáver encogido que se convierte en el objeto de adoración de uno de los personajes, Enoch Emery.

La tsantsa es visible en varias escenas y fue manejada por varios miembros del elenco de la película durante toda la producción.

Si bien la tsantsa finalmente se almacenó y se olvidó, primero se prestó al equipo de producción de la película de comedia negra / drama de John Huston de 1979, 'Wise Blood' (derecha), que se filmó en Macon, Georgia, cerca de Mercer. instalaciones. La tsantsa es visible en varias escenas y fue manejada por varios actores a lo largo de la producción (como se ve a la izquierda).

En la trama de 'Wise Blood', la cabeza, a la que se adjuntó un cuerpo falso, como se muestra en la imagen, forma un cadáver encogido que se convierte en el objeto de adoración de uno de los personajes, Enoch Emery.

El profesor Byron y su equipo creen que el uso de la cabeza en 'Wise Blood' puede haber dañado ligeramente el artefacto, lo que explica por qué no todas sus características coinciden con las de las tsantsas ceremoniales auténticas conocidas.

Sin embargo, de las 33 características distintivas de las auténticas tsantsas, según lo establecido por el Instituto Nacional del Patrimonio Cultural de Ecuador y la literatura anterior, la cabeza de Mercer cumplió con 30 de los criterios, lo suficiente para confirmar que no es una falsificación.

Según los investigadores, Mercer tsantsa tiene las características estructurales de un artefacto ceremonial, incluido el tamaño de un puño humano adulto y los labios cosidos con una fibra vegetal, como es común en otros ejemplos genuinos.

Además, se observó que la tsantsa usa un peinado distintivo de tres niveles que es consistente con los que usan los miembros del grupo cultural SAAWC.

El gobierno ecuatoriano aceptó los resultados de la autenticación del equipo y la tsantsa fue repatriada en junio de 2019.

Como parte de su investigación, el equipo también tomó tomografías computarizadas (TC) de la tsantsa, a partir de las cuales pudieron producir modelos tridimensionales de la cabeza (derecha) y su cabello (izquierda) para su análisis. Las flechas en la imagen de la derecha resaltan distintas depresiones en los templos, que son características de las tsantsas ceremoniales.

Como parte de su investigación, el equipo también tomó tomografías computarizadas (TC) de la tsantsa, a partir de las cuales pudieron producir modelos tridimensionales de la cabeza y su cabello para permitir un mejor análisis de ciertas características.

Según los investigadores, tales modelos 3D de tsantsas, aunque carecen de algunas de las características de diagnóstico de sus contrapartes originales, podrían usarse para reemplazar los artefactos repatriados en museos públicos y aulas.

Los hallazgos completos del estudio se publicaron en la revista Heritage Science.

CÓMO SE HIZO EL TSANTSA - O 'CABEZAS ENCOGIDAS' -

En la foto: la Universidad Mercer tsantsa

Las tsantsas ceremoniales se hicieron en un intrincado proceso de varios pasos que se transmitió de generación en generación de padres a hijos.

El proceso comenzó tomando el cadáver de un adversario vencido y quitando la cabeza lo más cerca posible de los hombros.

A continuación, se separó el cabello en la parte posterior del cráneo, lo que permitió realizar una incisión desde la parte superior de la cabeza hasta la base de la parte posterior del cuello.

La piel de la base del cuello se retiraría con cuidado y se separaría tanto del cráneo y del músculo como de los tejidos subyacentes a la piel.

Las capas externas de piel separadas, la epidermis y la dermis, se voltearon del revés para permitir que los párpados, la boca y la incisión de la cabeza al cuello se cerraran desde el interior con fibras vegetales.

Una vez hecho esto, la cabeza se volvía 'del lado derecho hacia afuera' nuevamente y primero se colocaba en agua fría antes de hervirla a fuego lento, lo que encogería la cabeza a alrededor de un tercio de su tamaño original.

Luego, la carne hueca se desecaría dejando caer primero piedras calientes en la cabeza a través de la abertura del cuello y luego, a medida que se contraía más, arena caliente.

Durante este proceso, en el que la cabeza se redujo a una quinta parte de su tamaño original, la piel se manipularía a mano para garantizar que el material caliente del interior se dispersara uniformemente para garantizar una contracción uniforme de los tejidos.

Al mismo tiempo, se usarían piedras planas calientes para planchar la parte exterior de la cara, curando la piel y al mismo tiempo chamuscando los vellos claros que cubren la cara y pueden enfatizarse dramáticamente al encogerse.

Las cenizas también se mancharían en la piel para oscurecer su tez.

La tsantsa ceremonial se completaba fumando sobre un fuego y con una cuerda atada a la parte superior de la cabeza de la que se podía colgar.


La cabeza encogida mostrada en Georgia fue devuelta a Ecuador

No más grande que un puño, la cabeza encogida se había convertido, sin embargo, en un gran dolor de cabeza.

La cabeza, un trofeo de guerra amazónico momificado llamado tsantsa, había estado en posesión de la Universidad Mercer en Macon, Georgia, durante décadas. Durante ese tiempo, los profesores lo desconcertaron, lo utilizaron como accesorio en una comedia de John Huston y lo exhibieron en un museo universitario. Y en 2019, se devolvió a los funcionarios ecuatorianos, pero solo después de que se autenticara con una lista de verificación de 33 elementos, según un artículo publicado esta semana por investigadores de Mercer.

Antes de que la cabeza pudiera ser repatriada, los investigadores también tenían que cumplir con una lista separada de estándares proporcionada por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador. En el artículo, publicado el martes en la revista Heritage Science, describieron cómo habían rastreado la historia de la cabeza hasta al menos 1942 utilizando memorias y periódicos locales.

La cabeza fue entregada al Consulado General de Ecuador en Atlanta en junio de 2019 y, según Adam M. Kiefer, uno de los autores principales del artículo, los investigadores no saben qué ha sido de él desde entonces.

"No es nuestra decisión dónde termina este artefacto cultural", dijo el martes el profesor Kiefer. "Nuestro trabajo consistía en asegurarnos de que se reuniera con personas que supieran más sobre la cultura y el contexto, para tomar la decisión adecuada sobre cómo mostrar esto".

Los investigadores de Mercer, que no tenían experiencia previa con cabezas reducidas, completaron una tomografía computarizada para examinar la tsantsa en detalle y crearon representaciones en 3-D que les permitieron tomar la forma de la cabeza, sus características y las costuras a lo largo del cuero cabelludo. .

"Una de las cosas que tuvimos que reconocer es que se trata de restos humanos", dijo el profesor Kiefer. “Esta fue una persona en un momento. Necesitábamos asegurarnos de que no se tratara como una curiosidad, sino como restos humanos. No es como si pudieras entrar en un edificio llevando una cabeza humana. Estábamos construyendo el avión mientras aprendíamos a pilotarlo ”.

Tsantsas desempeñó un papel en las antiguas tradiciones ceremoniales y rituales en todo el Amazonas, según el antropólogo Tobias M.R. Houlton. Por lo general, una cabeza humana decapitada se reducía al tamaño de una naranja grande extrayendo el cráneo, los músculos, la grasa y los órganos internos y luego moldeando la piel a medida que se encogía, manteniendo intacto el cabello del cuero cabelludo de la persona.

En 1942, James Harrison, que entonces servía en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, puso sus manos en el tsantsa mientras estaba en Ecuador.

En sus memorias, describió una interacción que tuvo con hombres que hablaban un idioma de la familia lingüística Chicham en la que intercambió monedas, una navaja e insignias militares por la tsantsa. La cabecera estaba llena de periódicos ecuatorianos y fue traída a Estados Unidos desde la Amazonía ecuatoriana.

"De todos modos, tenían dos cabezas humanas reducidas", escribió Harrison, quien se convertiría en profesor de biología en la Universidad de Mercer, en sus memorias, recordando cómo había negociado con los hombres por la tsantsa. "Tenía muchas ganas de una de esas cabezas y con movimientos y gestos hice entender la idea".

La tsantsa se exhibió en el Centro de Ciencias Willet de la Universidad Mercer antes de colocarla en el pequeño museo cultural de la universidad.

La cabeza se usó en la comedia de John Huston de 1979 "Wise Blood", que se filmó cerca de la universidad. Luego fue devuelto al museo, donde se exhibió. Posteriormente se almacenó.

El encogimiento ceremonial de la cabeza prevalecía en el este de Ecuador y el norte de Perú, dijo el miércoles el Dr. Houlton.

"Fueron, en parte, un medio de apaciguar a los espíritus ancestrales del vencedor, siguiendo una larga tradición de enemistades y venganza de sangre", dijo el Dr. Houlton, y agregó que las tsantsas también se usaban para atrapar el espíritu del enemigo. Sujetaron la boca con tres alfileres que se ataron firmemente en su lugar con una cuerda.

El proceso de encogimiento convirtió la cabeza en un encanto para la comunidad del vencedor hasta que se pensó que su potencia había disminuido, generalmente en unos dos años, dijo el Dr. Houlton.

Después de vaciar la cabeza, se suturaron los párpados. Luego, la piel se colocó en una olla de barro llena de agua de río y se puso al fuego. Esto encogió las fibras de colágeno de la piel.

Luego se colocó un guijarro calentado al fuego a través del cuello y se usó para quemar la piel interna hasta que el guijarro se volvió demasiado pequeño. Después de eso, se usó arena caliente hasta que se secó la cabeza.

A partir de 1850, hubo un creciente comercio de tsantsas ceremoniales inspirado por la fascinación de los europeos, dijo el Dr. Houlton. Las cabezas encogidas fueron producidas por personas en el Amazonas y por forasteros simplemente con fines comerciales, con el relato más antiguo conocido de un forastero haciendo una tsantsa en 1872.

Muchos de los forasteros que hicieron los jefes eran técnicos mortuorios, taxidermistas y médicos.

Esos jefes comerciales monopolizaron rápidamente el mercado, con producción predominantemente en Ecuador, Colombia y Panamá.

Los criterios de autenticación que desarrollaron los investigadores, incluido el proporcionado por Ecuador, se derivaron de problemas con el comercio europeo predominante.

El profesor Kiefer y Craig D. Byron, el otro autor principal del artículo, dijeron que este era uno de los proyectos más significativos en los que habían trabajado utilizando la ciencia y la tecnología para restaurar un artefacto cultural para los ecuatorianos.

"Sentí que éramos parte de algo", dijo el martes el profesor Byron. “Nadie quiere leer sobre mi investigación sobre monos y suturas craneales. Pero todos quieren que les cuente sobre la cabeza encogida ".


& # 39Esta es la cultura de alguien, y no es la nuestra & # 39

El proceso incluye quitar el cráneo y la carne, luego coser la boca y los ojos para cerrarlos, hervirlos y llenar la cabeza con piedras y arena caliente.

Mercer University repatriated the head to the Ecuadorian consulate in Atlanta in 2019, hoping to properly preserve it and ultimately make it part of a collection. Mercer University chemist Adam Kiefer, who is co-author of a study published in the Journal of Heritage Science, said, "This is not an oddity — this is somebody's body, this is somebody's culture, and it's not ours. So from our perspective, repatriation was essential, and we were very lucky that our university supported this endeavor."

In the 19th century, shrunken heads were popular knickknacks and fakes were plentiful. In order to meet the demand, some went as far as to create them from bodies taken from morgues and cemeteries (via The Collector). The genuine artifacts, however, deserve to be treated with respect, not as souvenirs.


Shrunken Head Displayed in Georgia Was Returned to Ecuador

No larger than a fist, the shrunken head had nonetheless change into a significant headache.

The pinnacle, a mummified Amazonian warfare trophy known as a tsantsa, had been within the possession of Mercer College in Macon, Ga., for many years. Over that point, it was puzzled over by professors, used as a prop in a John Huston comedy and displayed in a college museum. And in 2019, it was returned to Ecuadorean officers — however solely after it was authenticated with a 33-item guidelines, based on an article printed this week by Mercer researchers.

Earlier than the top may very well be repatriated, the researchers additionally needed to meet a separate listing of requirements supplied by Ecuador’s Nationwide Cultural Heritage Institute. Within the article, printed on Tuesday within the journal Heritage Science, they described how they’d traced the historical past of the top to at the least 1942 utilizing memoirs and native newspapers.

The pinnacle was turned over to the Ecuadorean Consulate Basic in Atlanta in June 2019, and based on Adam M. Kiefer, one of many article’s lead authors, the researchers don’t know what has change into of it since.

“It’s not our resolution to make, the place this cultural artifact finally ends up,” Professor Kiefer stated on Tuesday. “Our job was to guarantee that it was reunited with individuals who know extra in regards to the tradition and the context, to make the suitable resolution on the right way to show this.”

The Mercer researchers, who had no earlier expertise with shrunken heads, accomplished a CT scan to look at the tsantsa in minute element and created 3-D renderings that allowed them to soak up the form of the top, its options and the stitching alongside the scalp.

“One of many issues we needed to acknowledge is that that is human stays,” Professor Kiefer stated. “This was an individual at one level. We would have liked to guarantee that it was handled not as a curio, however as human stays. It’s not like you’ll be able to stroll right into a constructing carrying a human head. We have been constructing the airplane as we have been studying to fly it.”

Tsantsas performed an element in historic ceremonial traditions and rituals all through the Amazon, based on the anthropologist Tobias M.R. Houlton. A decapitated human head was usually lowered to the scale of a big orange by eradicating the cranium, muscle groups, fats and inner organs after which molding the pores and skin because it shrank, preserving the individual’s scalp hair intact.

In 1942, James Harrison, then serving within the U.S. Air Pressure, received his arms on the tsantsa whereas he was in Ecuador.

In memoirs, he described an interplay he had with males who spoke a language within the Chicham linguistic household through which he traded cash, a pocketknife and navy insignia for the tsantsa. The pinnacle was full of Ecuadorean newspapers and was delivered to america from the Ecuadorean Amazon.

“Anyway, they’d two shrunken human heads,” Mr. Harrison, who would go on to change into a biology professor at Mercer College, wrote in his memoir, recalling how he had traded with the boys for the tsantsa. “I badly wished a type of heads and by motions and gestures received the thought throughout.”

The tsantsa was displayed within the Willet Science Heart at Mercer College earlier than it was positioned within the college’s small cultural museum.

The pinnacle was used within the 1979 John Huston comedy “Clever Blood,” which was filmed close to the college. It was then returned to the museum, the place it was displayed. It was later put into storage.

Ceremonial head shrinking was prevalent in japanese Ecuador and northern Peru, Dr. Houlton stated on Wednesday.

“They have been, partially, a method of appeasing the victor’s ancestral spirits, following a protracted custom of feuding and blood revenge,” Dr. Houlton stated, including that the tsantsas have been additionally used to lure the enemy’s sprit. They mounted the mouth utilizing three pins that have been sure tightly into place utilizing string.

The shrinking course of transformed the top right into a allure for the victor’s group till its efficiency was thought to have diminished, often inside about two years, Dr. Houlton stated.

After the top was emptied out, the eyelids have been sutured shut. The pores and skin was then positioned in a clay pot full of river water and put over a fireplace. This shrank the collagen fibers of the pores and skin.

A hearth-heated pebble was then positioned via the neck and was used to sear the inner pores and skin till the pebble turned too small. After that, sizzling sand was used till the top was dried out.

Starting in 1850, there was a rising commerce in ceremonial tsantsas impressed by Europeans’ fascination, Dr. Houlton stated. Shrunken heads have been then produced by individuals within the Amazon and by outsiders merely for buying and selling functions, with the earliest recognized account of an outsider making a tsantsa in 1872.

Lots of the outsiders who made the heads have been mortuary technicians, taxidermists and medical medical doctors.

These industrial heads shortly monopolized the market, with manufacturing predominantly occurring in Ecuador, Colombia and Panama.

The authentication standards the researchers developed, together with the one supplied by Ecuador, stemmed from issues with the prevalent European buying and selling.

Professor Kiefer and Craig D. Byron, the opposite lead writer of the article, stated this was one of the crucial significant tasks they’d ever labored on by utilizing science and know-how to revive a cultural artifact to Ecuadoreans.

“It felt like we have been part of one thing,” Professor Byron stated on Tuesday. “No person desires to examine my analysis on monkeys and cranial sutures. However everybody desires me to inform them in regards to the shrunken head.”


Study finds shrunken head prop used in 1970s John Huston film is actually a real human head

A shrunken head artifact that has been on display for decades at a Georgia university and was featured as a prop in the 1979 John Huston film "Wise Blood," has been authenticated as a real human head and will be returned to Ecuador, the country from where it originates.

Mercer University in Macon acquired the head, known as a "tsantsa" in Amazonian languages, after a former faculty member came into possession of the artifact while serving in the US military, according to a new research paper on the ceremonial antique published this week.

Researchers at the university have spent years performing tests to authenticate the tsantsa to determine if the object can be returned to Ecuador's government, including reconstructing a three-dimensional model and performing CT scans on the artifact, according to NBC News.

"It's a relief to have the specimen out of our possession," Craig D. Byron, one of the paper's authors, told The Art Newspaper. "It had 'underground' value it was illegal to trade or sell it was the skin from a person's head."

The university's tests proved the tsantsa was genuine, meaning its creators removed the skull and flesh on the head and stitched the eyes and mouth shut before boiling it and filling it with hot stones, NBC reported.

Shrunken heads became popular keepsakes in some parts of the world during the 19th century, leading researchers to worry that the tsantsa at Mercer may have been one of the many fakes made to meet demand long ago.

But according to the research paper, the scientist's tests found the head in question met 30 of the 33 authentication factors, including the hairstyle unique to the Ecuadorian Amazon region from where it came.

Tsantsas were cultural artifacts made using human remains of male members of the Amazonian peoples native to Ecuador and Peru until the mid-20th century, according to the research paper.

In addition to being a display item, the tsantsa was also featured in "Wise Blood," the film version of a novel by author Flannery O'Connor, who resided near Macon. For the John Huston film, the head was glued to a tiny body prop and worshipped by one of the film's characters. Researchers said they were able to recognize damage to the artifact caused by the glue.

Mercer University repatriated the shrunken head in 2019 to the Ecuadorian Consulate in Atlanta, NBC reported, though it was unclear if it had been returned to the country yet.

"We wanted it to be viewed by people who could appreciate it in an appropriate context," Adam Kiefer, a co-author of a study told the outlet.


Ver el vídeo: EN VIVO - TELEVISTAZO EN LA COMUNIDAD 13OCTUBRE2021 - NOTICIAS ECUADOR


Comentarios:

  1. Mayhew

    Que palabras tan adecuadas... pensamiento fenomenal, admirable

  2. Ancil

    En mi opinión, este es un tema muy interesante. Te sugiero que lo discutas aquí o en PM.

  3. Nathraichean

    Lamento mucho no poder ayudarte con nada. Pero estoy seguro de que encontrará la solución correcta. No se desesperen.

  4. Fela

    Entiendo esta pregunta. Él está listo para ayudar.

  5. Jura

    Estas equivocado. Vamos a discutir. Escríbeme por MP.



Escribe un mensaje